Tu cesta : 0,00 EUR
  •  
  • Informaciones
  •  

Fisioterapia y Embarazo

FISIOTERAPIA Y EMBARAZO:
una gran ayuda para la mamá


Conforme nos quedamos embarazadas y pasan los meses experimentamos una multitud de cambios físicos y psicológicos que alteran la configuración de nuestro cuerpo y nuestra mente.  

Las grandes cargas hormonales, que permiten que el bebé se vaya desarrollando correctamente, afectan a nuestro cuerpo de forma directa, por ejemplo, en la curvatura lumbar más acusada conforme el embarazo evoluciona o el desplazamiento pélvico que facilitará el parto inminente. La espalda de la mamá se resentirá con el aumento de peso (tanto del pecho como de la barriga), las piernas tendrán que soportar este aumento, con lo cual, los calambres y el cansancio serán habituales, la mayor flexibilidad de articulaciones influirá en vértebras, lumbalgias, etc. (sí, chicas, no todo son Babyshowers y fotitos monas luciendo barriga, esta es la parte heavy). 

Todo esto puede ser mitigado con la ayuda de un experto/a, un/a fisioterapeuta que nos oriente y ayude en este camino, y que nos pueda ser de gran ayuda para preparar nuestro cuerpo y mente para el acontecimiento más importante de este embarazo en su finitud: el parto.

Hablamos con José Antonio Pérez Cubiles, fisioterapeuta graduado en la Universidad de Sevilla.


1.Lo conocemos en primer plano porque lo sufrimos y disfrutamos pero, ¿cómo evoluciona el cuerpo de la mujer según pasan los trimestres de embarazo a nivel estructural?

A medida que transcurre el embarazo van sucediendo una serie de modificaciones anatómicas, hormonales y funcionales que permiten crear un espacio al feto y proporcionar los elementos indispensables para su desarrollo. Todos estos cambios son de distinta índole, y de algunos somos más conscientes que otros.  Quizás los cambios que más se perciben se producen en el cuerpo. El aumento de volumen y tamaño de la barriga y los senos hace que el centro de gravedad cambie y que la columna vertebral tenga que hacer una serie de adaptaciones. Muchas mujeres habrán notado que su curvatura lumbar se acentúa, y eso es debido a una anteversión pélvica que se produce a medida que la barriga crece. El aumento de tamaño de los senos supone una tracción hacia adelante que hace que la parte dorsal de la columna se redondee y haya una antepulsión de la cabeza para mantener la mirada en la horizontal. Todos estos cambios corporales puede justificar la aparición de lumbalgias y dolores cervicales tan habituales en el embarazo.

Pero no sólo hay cambios en el cuerpo, también hay alteraciones digestivas, circulatorias o en la respiración, provocados en gran medida por el crecimiento y aumento de tamaño del útero, unido a todos los cambios hormonales propios del embarazo.  Ese crecimiento uterino hace que nuestro diafragma (músculo respiratorio por excelencia) tenga menos movilidad, que comprima los vasos sanguíneos que se encargan del retorno venoso o que nuestro sistema digestivo tenga menos espacio para su funcionamiento. Todo esto puede dar lugar a una respiración más superficial, edemas, varices o estreñimiento.

Todo esto es un pequeño resumen de lo que pasa en nuestro cuerpo. Todos estos cambios estructurales son en parte algo habitual en el embarazo, por lo que no deben ser tomados con miedo o preocupación.

2.¿Cómo podemos ayudar a nuestro cuerpo a aliviar estos cambios?

Las recomendaciones que se citan a continuación pueden aliviar los signos y síntomas de todos esos cambios y hacer del embarazo un proceso más cómodo:

-Tener dieta equilibrada y saludable, restringiendo el consumo de sal, haciendo comidas frecuentes y poco abundantes. Esto ayudará a nuestro sistema digestivo.
-En casos de estreñimiento aumentar la ingesta de agua y de verduras.
-Limitar el tiempo que pasa la mujer de pie y fomentar el reposo en decúbito supino para evitar los edemas.
-Dormir sobre el lado izquierdo descongestiona la circulación y hay un mejor flujo hacia el feto.
-Hacer ejercicios circulatorios, usar medias de compresión o descansar con los pies elevados; consejos para combatir las varices.
-Usar un calzado cómodo hará que nuestras lumbares no sufran.
-Llevar una actividad física leve y regular, sin llegar a fatigarse e ir aumentando la intensidad progresivamente.

Son medidas generales que suelen ayudar mucho durante este periodo. En caso de duda o cualquier otra cuestión se debe acudir al médico especialista para el control o supervisión de todos estos cambios.

3.¿Cómo puede ayudarme un fisioterapeuta en la evolución del embarazo y postparto?

La fisioterapia juega un papel muy importante tanto en el embarazo como en el postparto. Nuestra intervención puede seguir dos líneas de trabajo.

La primera desarrolla un trabajo de promoción de la salud y prevención de la enfermedad, en la que se pueden hacer: 

-Informar de todos los cambios que se producen en el cuerpo de la mujer.
-Importancia del suelo pélvico y cómo trabajarlo para prepararlo en el momento del parto.
-Indicaciones y actitudes para gestionar el dolor en el parto.
-Ejercicios respiratorios.
-Estiramientos y tonificación de distintos grupos musculares.
-Ejercicios de relajación.

El objetivo que tenemos con estas intervenciones es posibilitar que la mujer esté preparada tanto a nivel físico como a nivel psicológico.

La segunda línea de trabajo se basa en una actuación más asistencial o terapéutica, donde trataríamos las distintas dolencias con nuestro arsenal de herramientas terapéuticas, adaptadas al caso en cuestión y eligiendo aquellas que no posean ningún riesgo para la madre y el feto. Quizás sea en el momento del postparto donde recibamos a muchas mujeres para trabajar con ellas el suelo pélvico, ya que es una estructura que sufre en demasía en el momento de dar a luz.

4.¿Cuáles son los deportes que recomienda un fisioterapeuta que pueden ayudar a estirar nuestras articulaciones y mitigar las molestias propias del embarazo?

Como ya hemos comentado anteriormente, llevar a cabo un ejercicio físico suave y moderado tendrá un efecto positivo en nuestro sistema cardiovascular y musculo-esquelético. Desde mi profesión, el Pilates para embarazadas suele funcionar muy bien para esas mujeres que quieren mantener un nivel óptimo de salud durante el embarazo. Este tipo de ejercicios deben de estar controlados por un profesional cualificado y en continua comunicación con el médico o ginecólogo para minimizar los riesgos y hacer del Pilates una herramienta beneficiosa.

Los ejercicios para suelo pélvico, ya sea durante el embarazo o tras él, son fundamentales para que responda bien durante el parto, o para recuperarlo cuando éste se vuelve vulnerable después de dar a luz. En ese trabajo del suelo pélvico se combina la tonificación y la relajación, con masajes perineales y dispositivos intracavitarios.

 
Escrito el  31 May 2017 12:02  -  Enlace permanente

Comentarios

Conozco personalmente a este fisioterapeuta, me trató en una pequeña lesión que tuve en una carrera en la serranía gaditana, y aparte de explicarte el motivo de todo lo que te haga, es muy amable. Personalmente desconocía los beneficios de un fisioterapeuta durante un embarazo. Post de gran utilidad y recomendable este chico.
Redactado por: Fernanda - 31 May 2017 12:51

Escribe un comentario

Los comentarios son moderados, serán publicados luego de ser aprobados por el autor.
El nombre y el email son obligatorios. El email no será públicado.
Comentario
Nombre *
Email *
Sitio Web